domingo, 21 de junio de 2009

De gorrones va la cosa...

Como habéis visto no he logrado mantener lo de los buenos propósitos mucho tiempo... pero bueno, me queda resignarme y hacer alguna entrada de vez en cuando. Aunque en este caso, ya aviso, rompo con otro buen propósito y vuelvo a quejarme (¡Qué raro! ¿verdad?)
Esta semana me ha tocado asistir a un par de eventos con compañeros de clase, y he aquí que me he reencontrado con ciertas prácticas que ya desde enana me fastidiaban y que veo que no desaparecen con la edad o el cambio de contexto.
Me refiero al gorrón o aprovechado. Esos "amigos", "compañeros" o conocidos que aprovechan las actividades colectivas para sacar algo en su propio beneficio a costa de los demás.
Seguro que os habéis topado con alguno. Todos conocemos a alguien que en seguida propone crear un bote para el grupo (porque casualmente es de los que beben ocho copas y así se ahorra un pico), o al que si paga él/ella nunca tiene sed o hambre pero si le invitan, o es a repartir a partes iguales se pone ciego de lo que sea. La cuestión es aprovecharse.
Yo comprendo que unas veces salgas beneficiado y otras pagues más de lo que consumes, pero en general me toca pagar mucho más de lo que gasto y no me hace ni puñetera gracia.
Además, esta semana hicimos bote y sobró un buen pico. En mi opinión se debería devolver a cada uno lo que corresponda, pero estos individuos siempre están por la labor de no dejar pasar ni una ocasión; por ello han propuesto guardar el bote hasta la siguiente vez que consumamos algo en grupo.
¡Qué casualidad que el que guardaba el bote lo aprovechó para pagarse el taxi de vuelta a casa! Y lo dice tan tranquilo, en plan de: de los X euros del bote ahora quedan Z, porque no llevaba suelto y tenía que pagar el taxi...
¡Joder!, bien que lo cojas si lo necesitas pero reponlo, que el resto tuvimos que pagar lo nuestro.
Lo peor es que no se puede decir nada porque el que habla queda mal. Y en ambientes de trabajo aún peor. Por ello hay otra categoría que es la de los "gorrones arrastrados". Es decir, aquellos que no se comportarían así, pero que antes que dar de más se unen al carro del gorrón para no sentir que se aprovechan de ellos. Voy a tener que hacer esto último, porque se me está quedando cara de gilipollas de tanto hacerlo. Pero me cuesta taaanto...
Y es que si eres gorrón original o arrastrado deberías saber que lo eres a costa de otros, por lo que aparte de egoista debes tener muy pocos escrúpulos para aprovecharte de los demás.
En fins...¡qué duro es esto de volver a las relaciones sociales! lo de la burbuja de la opo tenía alguna cosa buena (poquísimas pero alguna).
Que empecéis la semana con buen pie.
Saludos. Cas.

4 comentarios:

Minerva dijo...

No sabes lo identificada que me he sentido con tu post, incluso me planteaba la idea de postear en mi blog sobre esto. Ahora que lo has hecho tú tardaré un poco en hacerlo.

Yo por suerte tengo un grupo de amigos pequeño y cuando salimos la cosa se reparte bastante bien. Solemos pagar cada uno lo suyo si tomamos copas, si cenamos lo repartimos entre partes iguales si no hay descompensación, a veces nos invitamos los unos a los otros... etc.

Cuando me pongo enferma es en cenas en las que viene mucha gente. Siempre está /la list@ que como sabe que se va a repartir el gasto se pone cieg@.

Lo del bote no lo había escuchado nunca, pero sí, si sobra dinero tiene que repartirse a partes iguales entre todos y nada de esperar a una próxima vez, porque puede que esa vez no llegue. Lo del taxi ya es el colmo del morro y la cara dura. Yo no tendría narices a hacerlo.

Y es lo que tú dices, luego no te quejes porque quedas como un agarrado. Pero a mí me da igual, yo me quejo, lo que me ha dado fama de tacaña, pero si ser tacaña es igual a no ser tonta, a mí ya me va bien.

Nadia dijo...

Jajajaja!
Última cena de amigos: Faltaba dinero aún 'supuestamente' habiendo puesto de más todos ¿Quién no pagó?

Esto nos suele pasar a todos, aunque yo vecina, sigo siendo de las que paga, ni gorrona original ni gorrona arrastrada, no valgo para robar ;)

Besos!

Garbanza dijo...

la verdad es que yo si puedo sigerir prefiero que cada uno pague lo suyo, porque yo no como carne y casi nunca tomo alcohol, así que siempre, seimpre me toca pagar de mas!

Casandra dijo...

Bueno, bueno. Veo que aquí estamos las pringadillas de turno que financian a los gorrones...
Esta vez he logrado que saliese bien. Se lo comenté a una amiga que con mucho desparpajo ha logrado que se nos devuelva lo nuestro. Hay algunos que no se han enterado y no se si les han devuelto, pero que cada palo aguante su vela, yo he recuperado siete eurazos y tan agustito.
Eso sí, compartimos taxi el otro día y la que pagó su parte al final pilló las vueltas y no las repartió (era un euro para cada una). Yo le pregunté si había dejado todo de propina o lo había cogido ella y me dice tan tranquila "no, no he dejado propina", silencio incómodo y yo con cara de lela (again). Tengo que aprender a soltar lo de ¿y mi parte?