lunes, 16 de marzo de 2009

Buenos propósitos 1.

Tirar la báscula (o subastarla en e-bay).
Se me ha ocurrido pesarme y ¡toma!¡dos kilos más!
Sí, se que estoy igual de gorda que antes de pesarme, pero los dos kilos pesan emocionalmente. Ya estoy pensando en dietas o ejercicio.
Seguramente si no tuviera báscula no sabría cuánto peso y me la traería al pairo mientras siga entrando en la ropa.
La báscula: "ese enemigo infiltrado en el hogar..."
Curiosidad: cuando ves que pesas menos te pones la mar de content@, y no te planteas nada más. Pero cuando pesas más lo primero que haces es repesarte para ver si es que el peso estaba equivocado. No lo reconoceréis, pero sabeis que es cierto.

4 comentarios:

Emma dijo...

Cuanta verdad. Las mujeres siempre pendientes de la báscula

Estela dijo...

Cassandra! sólo pasaba a saludarte y a agradecerte la visita a casa ya has visto que tendré que tomarme en serio esa ampliación de salón... o me que genial ó ya se hunde el piso por completo...

Por cierto yo dejé de pesarme hace ya unos 10 años, y la verdad es que es lo mejor que he hecho en mi vida, cuando me aprieta la ropa,malo, a cuidarse hasta que te ves estupenda pero lejos de ese invento del demonio...

Un beso

Nadia dijo...

Yo tampoco tengo báscula.
Pero existen varios trucos conocidos para quitarte la presión, por ejemplo decir que tu báscula añade dos kilos al total (eso lo hace mi madre) o decir que tienes los huesos muy pesados (esta es de cosecha propia)¡Quien no se consuela es por que no quiere!

Hetairoi dijo...

Qué es esto? Un propósito de año nuevo? No sé si empiezas tarde, o demasiado pronto... ;)

Tranquila, seguro que con el disgusto has perdido unkilo y todo... :)