domingo, 15 de noviembre de 2009

En shock

Hoy he ido a ver a una amiga al hospital, afortunadamente por buenas noticias, ha tenido un bebé.
Es la primera de mis amigas cercanas que tiene un crío. Ya me quedé medio en shock cuando a través de ese "maravilloso" invento que es el facebook me enteré de que un par de compañeras del instituto ya habían sido madres. Y una iba a por el segundo. Pero ya no tengo relación con ellas y no me pilló tan de cerca.
El ver a mi amiga con su nena en brazos en plan materno me produce dos reacciones:
-por un lado el típico ¡oooooooh! ñoño que soltamos la mayoría ante estas escenas.
-por otro un extraño tic-tac... no sé si es el reloj biológico.
Gracias a su descripción detallada del parto el tic-tac se ha ido oyendo cada vez más bajito :-)
A ver si hoy no tengo pesadillas.
¡Buen comienzo de semana!
Cas.

4 comentarios:

David dijo...

Tic-tac, tic-tac, tic-tac,...

Casandra dijo...

Capullo... ;-p

Nadia dijo...

Ains! A mi el reloj se que me ha quedado parado.... creo que ni partos, ni bebés pueden despertarlo por ahora...Tampoco me apasionan los bebés. Quizá se haya parado para siempre, lo cual sería bueno, o que vuelva a andar, pero que deje claras sus intenciones joder, que a media pila no vamos a ningún lado ;O)

Besos vecina!

patricia dijo...

Jajajaja

Claro, por eso los bebés y los niños son tan monos...

... ¡para engañarnos!

Los ves tan tiernos que piensas: yo también quiero uno...

Y te metes en un lío que cuando llega la hora del parto ya no te puedes escapar...

A mí me pasa lo mismo: desde que me lo recordaron y me añadieron detalles... he parado el reloj biológico aplastándolo contra el suelo.