domingo, 31 de mayo de 2009

De excursión

Hoy me he ido de excursión. Un día estupendo, aunque muy caluroso para mi gusto (pero ya sabéis que me gusta protestar).
Hemos visitado la laguna de Peñalara, en Madrid.
El paisaje precioso la verdad, pero está todo acotado para que no se dañe el ecosistema y tienes que ir por una ruta preestablecida.
Es lógico, porque la afluencia de público es impresionante. Y más lógico aún por la panda de garrulos que se encuentra uno por el mundo.
Pese a las indicaciones había quien se las saltaba a la torera. Además muchos son de lo más maleducado: empujando, yendo por en medio del camino sin dejar espacio para que circulen en dos direcciones (si eso ya te tiras contra una roca que el señorito no da un paso a un lado), gritando o molestando a las pobres vacas que andaban por ahí.
El estar encerrada con la opo tanto tiempo me hacía olvidar la cantidad de cazurros que existe.
Y lo peor es que hay veces que me inhibo de ir a ciertos sitios con tal de no cruzarme con estos especímenes, abundantes como las cucarachas, que infectan los sitios por donde pululan.
Se mueven por modas y por ello ahora se los encuentra uno no sólo en los partidos de fútbol o centros comerciales (su habitat natural) sino que van a museos sólo por decir que han estado allí y sin tener respeto ni consideración por las mínimas reglas de comportamiento que se deberían observar.
¿Alguien de control de plagas? :-p

2 comentarios:

David dijo...

Veo que (de momento) tus buenos propositos de ser menos protestona no van por buen camino.
¡Animo!

Casandra dijo...

Jajaja, yo dije que lo intentaría pero creo que me resulta muuy complicado.
Un beso